sábado, 5 de marzo de 2011

El primer farmacéutico de Copetonas

Casa de C. Domínguez, en Miramar(calles 26 y 19)


Segunda parte de la carta a su sobrino, año 1939


Esta carta está escrita a un sobrino;

nótese su abatimiento por un lado, y

lo aleccionador de la misma, a pesar de todo.

Don Constantino Domínguez y su esposa.
El primer boticario de nuestro pueblo fué el Sr. Constantino Domínguez, nacido en España y establecido en la zona de Balcarce, muy probablemente; corría el año 1917. El lugar prometía: apenas cinco años antes se había loteado y parcelado el pueblo, y todo estaba en sus albores: medicina, comercio, fuerzas públicas y políticas...

El médico- también primero-, fue el Dr. Capece, y llegó a Copetonas en 1918; tuvo algunas divergencias con Domínguez, por lo que decidió abrir otra farmacia, ya que también tenía título habilitante como Farmacéutico.

Domínguez tenía su farmacia en la casa que con el tiempo sería de Ulus, ubicándose en una piecita al fondo, muy cerca de donde hoy funciona la Sala de Primeros Auxilios. Más adelante se traslada a la propiedad que , años después sería de Enrique De Alba y familia.

Cuatro años permanece Constantino en nuestro pueblo, tiempo que le alcanza para preocuparse, junto a otros vecinos, por la educación pública. Brega , con otros, por lograr la creación de una escuela primaria, y conforma con esos vecinos, la primera comisión pro-escuela -que luego sería la Nº 25-. De esa incipiente escuela fue maestro. Es evidente que ha sido un hombre inquieto, amante del estudio, e incansable luchador por transmitir los mejores ejemplos en torno a la educación y la continuidad del estudio en los jóvenes.

Ignoro si mientras permaneció en Copetonas ya estaba casado o no, pero sí se que su esposa - María- pertenecía a la flia. Michiels de Lin Calel. No tuvieron hijos.

En 1921 decide vender su farmacia al Sr. Aquiles Gallina,( hermano éste del primer médico de Miramar, Dr. Emilio Gallina), y parte para la vecina ciudad de Tres Arroyos, donde pone otra farmacia, y con él, al frente , a un ayudante idóneo, Sr.Aceinelli.

Cuando se retira de la actividad, y con título de Abogado además que logra ya de grande, se radica en Miramar, y allí vive hasta el fin de sus días, escribiendo bajo el seudónimo de El Carpincho para el semanario Crónica de esa ciudad , una columna semanal sobre temas diversos.


Quiero agradecer a su sobrina nieta, Sra. Elba Loscalzo de Meschino, que desde la ciudad de Balcarce me proveyó de muchos datos y las fotografías que acompañan este post.

6 comentarios:

  1. Me reencantó lo que pusiste!!!!Gracias! Tenía un carácter un poco mandón! por eso discrepaba con algunos...

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho esta nota, felicitaciones por ella y gracias a la Sra. Elba por acercar al blog de Maria del Carmen el material para publicarla.
    Carlos

    ResponderEliminar
  3. Llevaba mucho tiempo sin pasar por aquí, así que me voy a quedar un buen rato leyéndote.
    Aunque con poco tiempo para dedicarle a los blog, no te olvido. Un besazo

    ResponderEliminar
  4. querida señora, soy sobrina nieta de María Luisa Michiels, hermana de mi abuelo. Un ser maravilloso, a quien mi padre amaba. Del tío Dominguez como le decíamos nosotros tengo maravillosos recuerdos, quien haya visitado su chalet de Miramar, sabe de sus carteles (sala de música) el baño, y de sus chascos, una morcilla de aserrín, un almohadón indiscreto que sonaba sospechoso, un chorizo y un pan que saltaban, jajajaj mi niñez con ellos. Además sus artesanías en madera, su jaulón donde los campesinos de la zona agradecían sus servicios de farmacia con gallinas, pavos, huevos, etc. Es verdad se recibió de abogado siendo muy grande ya, y la noticia se escuchó en Bs.As. por Radio El Mundo, llenandonos de orgullo. Tenía siempre un discurso cultural y ameno, y la tía María un sol de ojos celestes, había perdido algo de la audición, con lo cual él se divertía diciéndole cosas, a las que ella me preguntaba-"qué dice el viejo loco?-

    ResponderEliminar
  5. Arriba en la foto superior, "El mane que pis" el chalet de Miramar, tenía sus puertas, ventanas, y muebles de madera construidos por el tío Dominguez. He leido su carta en donde se lamenta de haber vivido equivocado, tal vez en algún momento se distanció un poco de la familia, nosotros los hemos querido mucho, y lo recordamos con cariño.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho lo que escribís, contestame a este comentario si podés por el blog

    ResponderEliminar