jueves, 30 de diciembre de 2010

Feliz Año 2011

A todos los que siguen lo que escribo, les estoy sumamente agradecida; a todos los que colaboran, con sus historias y fotos, también gracias!; a los que me contactan por mails, mi agradecimiento...y a los que no pueden seguirlo porque no tienen internet ( o no tienen interés-porqué no?-) o desconocen el blog, en fin , a todos, un abrazo enorme!
Les deseo lo mejor en este nuevo año que iniciaremos. Sin duda un nuevo año que nos presentará nuevos desafíos, pero con Amor, Salud y Paz , sabremos, sortear todos los obstáculos. Espero poder yo, como creo lo hice hasta ahora, seguir trabajando con responsabilidad y respeto .
Quiero hacer mías las palabras que escribió Miguel Hernández en prisión, llenas de esperanza:
"Volveremos a brindar por todo lo que se pierde y se encuentra: la libertad, las cadenas, la alegría, y ese cariño oculto que nos arrastra a buscarnos a través de toda la tierra."
FELICIDADES A TODOS!!!!

lunes, 27 de diciembre de 2010

La historia en imágenes (5)

Casa que fue de Antonio Campaña (foto 2010)

Herrería de Matozzi
(hoy silos de Juan Hernández) 2010


15 años de Esther Vacca
Casa de Blanca Erreguerena e Hipólito Echarri
Hoy vive allí Héctor Echarri (2010)

Primera carnicería que ocupó
Nemesio Franganillo (foto 2010)
Carlos Alberto Gómez (Negro) 2010
Bar que fue de Alonso Prieto (2010)
Rancho que fue de la flia. Alfonso
Hoy lo habita Rubén Villada-2010
Cuando Sofi cumplió 4 años.(abajo, al centro),
nenes: Fer y Mariano.
Arriba, Estercita, Esther y Cristina con Laurita.
1967-Coronación de la Reina, clase 1947:
María del Carmen Graglia

2007-Mirta Ostiza


  1.                                         Almacén que fue de Antonio Peregalli
    1.                                                                       2010

                                              !Cuantos niños conocidos!
                                                    Hoy padres de familia.
                                                            Así era nuestro cine...

                                                 El querido almacén de Lera (foto 2010)
                                                    La reinauguración de la plaza-2010

                                                     Rancho de Picuiqui, hoy tapera.
                                                                  Foto 2010

                                                                   Fiesta de la clase 47
                                                                    ¡Cuantos recuerdos!

                                                              Arturo Monforte

                                                   Juan Hernández (2010)




















Notitas de color ( Emergencia Sanitaria)

Ya saben los seguidores del blog que trabajé muchos años en la cooperativa agrícola de Copetonas. Y se imaginarán que tengo muchos recuerdos, algunos de ellos realmente graciosos.
Lo que voy a narrar ahora, es para mí, aún hoy, desopilante.
Le sucedió a un viajante, de esos que llegan a diario, de manera regular, para ofrecer su mercadería. El señor pidió, no bien llegó, permiso para ir al baño. Por supuesto, se le indicó el lugar, pero no el de varones, sinó el de damas, que siempre estaba mas presentable. Tardó un rato, mas bien prolongado, y luego apareció. Conversó brevemente con el encargado de salón, y se despidió. Un tiempo después, cuando una de las chicas hubo de ir al baño, se encontró un calzoncillo MUY SUCIO colgado de una de las canillas. Pobre hombre!! Nunca más volvió!.

domingo, 26 de diciembre de 2010

Los Reyes Magos


Pronto pasarán otra vez los Reyes... Qué bendita costumbre, ésta, de preservar la inocencia de los niños, con una tradición rayana en lo mágico. Se que hay gente que no considera bueno continuar esta cultura que nos legaron los españoles, porque aducen que hay niños que no reciben regalos, mientras otros sí... Y el contraste es duro. Pero el hecho en sí, siempre me ha parecido mágico ,-tal vez sólo fuera por mi temperamento-, y necesario para que los niños que a menudo pierden su inocencia demasiado temprano, la prolonguen todo lo que puedan. Es responsabilidad del adulto mostrarles a los niños, que es posible vivir creyendo en cosas buenas, aunque no se vean; que existen los hechos prodigiosos; que es necesario tener ILUSIÓN.
En estos tiempos vemos que los chicos crecen demasiado rápido, y no saben jugar, y se comportan como grandes, pero crecer no significa madurar. Y sus padres, a menudo, se muestran orgullosos, al ver a su hijo con tal condición.
Yo defiendo, como si fuera uno de los escudos que podemos anteponer a tales actitudes, a los Reyes Magos. Y, como si fuera un cuentito traido de la prehistoria, les contaré mi experiencia.
Nunca dejaron de pasar los Reyes por nuestro hogar. No eran grandes regalos los que dejaban, pero , nos sentíamos tan felices! Y jamás me pregunté porqué al chico de al lado le habían dejado un juguete más importante, o una bici, -por mencionar algo, apenas-, pero estoy convencida que en la aceptación natural tenían mucho que ver las palabras sencillas y cariñosas de mi madre.
Esperar los Reyes era asunto que despertaba las mayores expectativas en nosotros, e involucraba un ritual infaltable: la cartita a los Reyes. Una vez escrita, por nosotros o por mamá, -dependía de nuestras edades-, pensábamos en los preparativos para agasajar al Rey que llegara a casa, y en su camello. Poníamos pastito (me cuesta decir pasto, siempre era "pastito"), y algún recipiente con agua, porque seguramente el animal vendría muy cansado, con tan largo viaje. Y para el Rey mamá ponía invariablemente unos panqueques o torrijas, y una copita de vino oporto. Por supuesto, lo último que hacíamos era poner los zapatos, antes de irnos a acostar, ordenados prolijamente, unos al lado de los otros; no dejábamos de poner ni los de nuestros padres, porque queríamos que todos tuviéramos regalos.
Y después, a tratar de dormir, como decía mamá, porque hasta que no nos durmiéramos no pasarían. Pero , en realidad no queríamos dormirnos; queríamos aguantar para ver si descubríamos al Rey en el momento de dejar nuestros regalos. Al final, el sueño nos vencía.
Y al despertar, al otro día, un único pensamiento nos hacía saltar de la cama: ver qué nos habían dejado en los zapatos! Y allí estaba, lo que habíamos pedido en la cartita, que siempre tenía varias opciones escritas, por si el Rey no encontraba el juguete deseado por nosotros. En realidad, mamá nos" sugería "que pusiéramos esas opciones porque ella sabía que tal vez lo primero no se podía comprar. Y con ese nuevo chiche, salíamos a la vereda, a mostrarlo y a ver qué les habían traido a nuestros amiguitos vecinos. Mientras tanto, en el vestíbulo, quedaba el pastito revuelto, menos agua de la dejada para el camello, quedaban los panqueques (o las torrijas), pero la copita de oporto aparecía vacía.
Todavía conservo uno de los últimos regalos que me dejó el Rey Mago, tal era la veneración que le tenía. Pero lo peor fue que me dijeran toda la verdad. Yo tenía 13 años y no aceptaba a esos chismes y habladurías de mis amigos. Hoy lo pienso y creo que me negaba a aceptarlo , simplemente, aunque en el fondo tal vez lo supiera. Tan grande y tan tonta! Pero es a partir de ese momento, que defiendo a ultranza la creencia de los Reyes Magos. Porque en aquel entonces, cuando mamá corre el velo de mi ignorancia, algo grande, misterioso, puro, se quebró en mí para siempre.
Durante años me ha desvelado no poder describir la mirada de un niño. Que me pase a mí, que todo lo desmenuzo, y que no me han faltado palabras casi nunca! Pero la mirada de un niño..., cómo describirla?, cómo explicarla? Y por primera vez, creo que encontré la respuesta: en la mirada de un niño se halla el único refugio de la INOCENCIA. Por eso, no la matemos. Dejemos que los niños sean niños. Dejemos que sigan creyendo en los Reyes Magos.


Notitas de color- (El tarito)

Hace muchos, muchos años, don Enrique Merlo, que vivía enfrente de casa con toda su familia, se descompuso de muy mala manera. Llamaron al médico de urgencia y gracias a Dios, superó el trance. Pero en cuanto pudo hablar, ( y una vez retirado el doctor), susurró con un hilo de voz: un tarito..., un tarito, allá en el patio, enterado..., un tarito...
Fueron a ver en el lugar indicado, y allá estaba!! Un tarrito, enterrado, algo oxidado, con mucho dinero!
Es que este italiano, fiel a la costumbre de los inmigrantes, había ido guardando pesito a pesito, y ni su buena esposa María sabía de ello.
De haber sido otro el desenlace de su patatús, nadie habría sabido de ese pequeño capital, enterrado allí, en el patio del hotel.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Flias. Lacave y Ardanz (ellos también hicieron Copetonas)

Izq.Néstor Lacave junto a la clase ´47

Derecha, abajo: Juan Ardanz,
miembro de Comisión Ambulancia

Nestor Lacave - 1967
Juan Ardanz y Juancito -1961
A la derecha, Juan Ardanz,
le siguen Callegari,Chichí Videla,
don Félix Duba y atrás, Lito. 1962
Izq.Félix Duba, Juan Ardanz,
Juan Hernández y Lito Duba-1962
A la derecha, Juan Ardanz , entre otros-1959
Familia Ardanz , completa.
Abajo, derecha, Eva Lacave
En esos dos apellidos del título, hay varios . En esos dos apellidos hay tantas historias, y tanto esfuerzo, como tantas alegrías y dolores caben!
Podría empezar por el matrimonio de Néstor Pablo Lacave,-hijo de Rita Urbina y Pablo Lacave-,y Haydée Ardanz, -hija de Delfina Fagoaga y Juan Ardanz-.
Néstor y Haydée tuvieron tres hijos: Eva Mabel, Susana Haydée y Julio Alberto.
El padre de familia trabajó en el F.F.C.C. muchos años, pero un día se quedó sin trabajo. La vida familiar se dió vuelta, con la economía comprometida, y cinco bocas esperando el pan!
Y aquí, a mi entender , aparece una de las historias más bonitas y generosas que pueda yo compartir, especial para leer en estas fechas, donde todos buscamos sentirnos algo más buenos; encontrar y dar ejemplos al mundo de vidas nobles; creer que siempre es posible...
Aparece entonces la familia de Juan Ardanz, quien era hermano de Haydée. Ambas familias vivían a unas dos cuadras entre sí : los Lacave en una casa por calle Independencia, al lado de lo de Manríquez, y los Ardanz por la avda. principal, entre Independencia y La Rioja, donde tenían carnicería. Juan había llegado en el ´48 a Copetonas, después de pasar su infancia y años mozos en la chacra de sus padres. En Copetonas conoció a María Esther (Maruca) Sorensen, hija de Sofío Sorensen y Fabia Ledesma y contrae matrimonio con ella. De esa unión nacerían Juan Carlos, María Elena y Norma Alicia.
Hasta aquí, dos historias paralelas. y un relato sin nada extraordinario. Pero todo se enriquece cuando Juan ve a su cuñado que se quedó sin empleo, y decide ayudarlo llevándose para "criarla", como se decía antaño, a su ahijada, su sobrina Susana. La familia Lacave aceptó. Ese gesto era de gran ayuda para ellos! Pero a la hora de llevarse a Susanita, hubo un cambio de planes y deciden llevar a Eva, la mayor, algo menos traviesa. ( Historia que me refiere la propia Eva).
Las dos familias eran de trabajo, pero Juan con su carnicería "La Unión" (¡vaya se le hizo honor al nombre!), estaba mas estable económicamente.
Para ese entonces, en casa de Juan y Maruca eran varios: Doña Delfina, Juan y Maruca, sus tres hijos, y además Juan también se había hecho cargo de Abel, un hermano con severos problemas de salud que mientras sus padres vivían permaneció con ellos, pero a la hora de quedar doña Delfina viuda, y dejar la chacra, se llevó a vivir a lo de Juan. Abelito era un niño como tantos, concurría a la escuela y aprendió a leer inclusive, pero un día enfermó de menengitis y si bien salvó su vida, ya nada fué igual.
Repasemos entonces: siete miembros y ahora también, Eva! Sin duda una enorme familia. Eva tiene hoy, cuando han pasado tantos años, sus mayores fallecidos, y se ha convertido en abuela, el mejor de los recuerdos de esa época, en que creció con sus primos como si fuera una hermana más, compartiendo todo: la comida, la vivienda, el vestido, el estudio, el afecto...
También para mí pasaron los años -cómo no!-, y aquello que no notaba cuando era más joven, se engrandece hoy frente a mis ojos: jamás escuché un solo comentario ni queja de Juan al respecto. Repaso tantas escenas vividas, tantos momentos compartidos con él (era un hombre simple y bueno, siempre colaborando con instituciones , y además con un carácter amable, predispuesto a las bromas, los chistes que se hacían entre amigos, respetuoso y muy trabajador).
La familia Ardanz trabajaba codo a codo, desde doña Delfina , la mayor, hasta los chicos, todos colaboraban, cada cual de acuerdo a su edad, para llevar la carnicería adelante.
Mientras tanto, Néstor Lacave ya había conseguido trabajo, desarrollando tareas rurales en La Verbena, de Skou. Pero Eva siguió con sus tíos hasta que se casó.
Y así sigue la historia : Eva se pone de novia con Félix Duba (Lito), muchacho del barrio, y se casa el 20 de diciembre del ´65. De esta unión, nacen Berta Noemí, Rosana Beatriz y Gabriela Alejandra.
Y de dos de estas hijas, ya hay nietos: de Rosana, Marcelo Nicolás, Raul Ariel y Facundo Agustín. Y de Gabriela, María Delfina y Juan Pablo.
Lamentablemente, Eva pierde a Lito, su esposo, en junio de este año, luego de sufrir un accidente de trabajo. Pero lejos de decaer, Eva que es una mujer super activa, desde siempre, hábil y multifacética, realiza y vende delicias gastronómicas y artesanías en porcelana, verdaderas bellezas. Unida a la gente de Turismo Rural, se hace tiempo para asistir a toda convocatoria, local y zonal.


miércoles, 15 de diciembre de 2010

Felices Fiestas!!!

Ahora que ya se nos escapa el año 2010, es el momento justo para saludar a todos los lectores de este blog, estén donde estén; y para desearles lo mejor, tanto para el 25, como para el Nuevo Año, que espero sinceramente , nos depare a todos Paz, Salud, Armonía y Felicidad.


FELIZ NAVIDAD !! FELIZ Y PRÓSPERO AÑO NUEVO !!!


La Cooperativa de Servicios.

La Cooperativa de Provisión de Servicios Públicos, Vivienda y Servicios Sociales de Copetonas Ltda. cumplió este 20 de noviembre último sus primeros 25 años de vida. Fue fundada por resolución del INAC, y se rige por un Concejo de Administración. Su Presidente actual es el Sr.Juan Domingo Hernández, y su Secretario el Sr. Elio Azpilicueta.
Funciona en el edificio en el que durante años la firma Varela y Alí tuvo su escritorio de cereales.
·Provee a nuestro pueblo de energía eléctrica, comprándola en Oriente y distribuyéndola en Copetonas.
·A través de un acuerdo con la Delegación Municipal, se encarga del arreglo y/o mantenimiento de 200 km. de caminos de tierra, alrededor del pueblo. Para ello utilizan una motoniveladora que en comodato les ha entregado la Comisión Vial de Tres Arroyos.
·Cuenta con un servicio de sepelio pre-pago, al que de manera voluntaria y por una mínima cuota mensual acceden los socios.
Para brindar el servicio velatorio y demás, la Sociedad Ambulancia cedió a esta cooperativa de servicios el edificio sobre calle Armada Argentina, e/ La Rioja y Aramburo, en el que durante años se guardaba el vehículo ambulancia, y que fue construido para ese uso, aunque ya hacía mucho tiempo se utilizaba también parte de las dependencias para efectuar los velatorios. (En tanto la ambulancia es guardada hoy en un garage construido a tal fin, en la Sala de Primeros Auxilios, y tanto el combustible como el chofer son solventados por el municipio).
·Desde hace mucho tiempo, la cooperativa está ligada a la T.V. por cable, alquilándole a Multicanal parte de sus instalaciones para colocar sus equipos y antenas y retrasmitir sus canales.
El año pasado por estos equipos el edificio sufrió un incendio, y la cooperativa se vió obligada a mudarse provisoriamente a otro local, hasta que se volviera a poner en condiciones el lugar original, allí en la esquina de Malvinas Argentinas y Aramburo. Naturalmente, Multicanal pagó toda la reparación.
·En estos momentos, la cooperativa ha puesto a consideración de la población copetonense, la venta de teléfonos celulares, a través de un plan corporativo, que,-según me contaban-, es muy interesante.
La Cooperativa de Provisión de Servicios , hoy por hoy, tiene varios empleados, que ya detallaré , mas adelante.( y es que me falta un nombre, y no debo omitirlo)

sábado, 11 de diciembre de 2010

Flia.Zingales-Trujillo (ellos también hicieron Copetonas)




Belén


Ivan Bonini (empleado) y Dante, en el supermercado

Aspecto parcial del supermercado -2010

Aviso de 1987

Juan y Adela, en cataratas

Esquina del siniestro.
En primer plano, casa familiar,
mas atrás, el negocio, hoy cerrado.

Comercio quemado ( foto 2010)


Juan Zingales llegó a Copetonas a los 20 años de edad, desde Mirto (*), Italia. Había nacido el 14 de junio de 1936. Traía como oficio el de Sastre. Por ello puso primero una sastrería en el local de doña Amalia de Blanco (calle Armada Argentina, e/La Rioja y P.E. Aramburu), mucho antes de que ella pusiera allí tienda. En Copetonas estaba su destino: allí conoció a Adela Trujillo, hija de Agustín Trujillo, -aquel verdulero que yo mencioné, que pasaba casa por casa con un carrito-, y de María Bonini. Se hicieron novios y se casaron en el ´64. En 1965, el 3 de diciembre, nació Dante, el primogénito. Y la parejita se completó cuando nació María Belén, el 20 de mayo de 1974.
Juan y Adela tuvieron que trabajar mucho, para llevar adelante su hogar y labrarse el porvenir. Adela trabajaba de modista, a la par de su esposo, que , con el correr de los años empezó a sembrar y vender frutillas; creo si mal no recuerdo, que las sembraba en el terreno que después sería en el que edificaría su casa, la esquina de Independencia y Armada Argentina. La casa se fue haciendo de a poco, con mucho sacrificio, y así pudieron luego llegar a instalar un negocio de almacén, que abrió sus puertas el 17 de marzo de 1983. Empezó a funcionar bien, y pronto se amplió a Autoservicio, donde se podía encontrar de todo. Ese negocio se llamó Dan-Mar.
Ya estaban bien establecidos, cuando Juan se enferma, joven todavía, y no puede superarlo. Así, de pronto, la familia se ve privada del jefe de familia, del amado padre, y aunque han pasado varios años, es conmovedor cómo todavía sus hijos hablan del "papi"; con cuánta ternura!
Pero la vida seguía, (siempre sigue, haciendo caso omiso a los dolores de los humanos), y la familia continuó el derrotero comercial iniciado por el padre: siguieron con el autoservicio, y con mucha visión también alcanzaron otra meta, como era la de tener una propiedad en Reta.
Estaban viviendo en el balneario, y cada día volvían a nuestro pueblo para abrir su comercio, cuando la fatalidad otra vez se cruzó en su camino: durante la noche, el negocio se incendió y las llamas devoraron casi todo; el local comercial, la casa de familia que estaba pegada sufrió grandes daños, y hasta algunos perros que estaban encerrados ( porque Dante protege a muchos perros, siempre), perecieron. Hacía poco que había fallecido Juan , y ahora eso! Las pérdidas fueron incalculables, y el seguro no cubría nada, puesto que el titular ya no existía. Con lo que quedó, otra vez a comenzar! Se actualizó el seguro, la razón social giró a Supermercado El Tano, de Dante y María Belén Zingales, y se abrió el negocio en la misma propiedad, apenas un poco mas allá, siempre por calle Armada Argentina.
Un slogan les acompaña:
"Mi viejo me enseñó que la verdad es el mejor estilo.
Que la honradez es el mejor de los caminos.
Que la palabra vale mas que cualquier firma"
Y allá están, trabajando su supermercado en Copetonas, y explotando otro comercio en Reta, viviendo en éste, y viajando cada día a nuestra localidad, después de renacer mas de una vez, como el Ave Fénix, que moría envuelto en fuego por la noche y volvía a la vida por la mañana.
De mas está decir que siento admiración y cariño por esta familia.
(*)Mirto es una localidad italiana de la provincia de Messina, en la isla de Sicilia. Tiene en la actualidad 1060 hab., con una superficie de 9 km cuadrados. Su gentilicio es mirtesi.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Notitas de color ( Pedigüeño Pequeño)

Trabajé casi 9 años en la Cooperativa Agrícola de Copetonas. Fue un hermoso tiempo, en el que aprendí mucho y me permitió crecer. Allí compartí todo con mis compañeros, que prácticamente no variaron durante ese tiempo: Jorge Varela, Tomás Orbe, Enio Físeres, Luis Casabone, Pequeño Bugallo, en el salón, (luego se incorporaría Jorge Mara y Lito Duba), Chichí Videla, Mingo Lozano, Gerardo San Antón; y en la parte administrativa, Susana Videla, Zulma Videla y Dora Lo Presti. Esos fueron mis compañeros de cada día, a los que fuí conociendo con el tiempo y a los que no olvidaré jamás.
La nota de color hoy la da Pequeño, que siempre estaba pendiente de lo que tenían los compañeros -un caramelo, una pastilla, etc.-, y especialmente su interés recaía en mí, tal vez por ser la única mujer del salón o quizás por serlo, pensar que era mas débil. Pequeño era un tipo simpatiquísimo, "entrador", pero pedigüeño. Por eso, un día le preparé una trampa: compré en lo de De Luis unas pastillas de chasco, recién llegaditas, que dejaban la boca de quien las chupaba , negra. Y allí me senté, en la Caja, masticando una pastilla buena, claro. Cuando Pequeño me vió, se vino "volando", a pedir que lo convidara, y me hice la reticente, hasta que ante su insistencia, le convidé una pastilla. Pero de chasco! Llegó al extremo del mostrador, y no se si le avisaron, o él se sintió raro, pero se dió cuenta de que tenía la boca renegrida. Yo, que a hurtadillas lo miraba, empecé a reirme sin parar cuando me dí cuenta que ya sabía. Su cara se había transformado de disgusto, mezclado seguramente con el estupor , ya que yo era la "modosita" del grupo. Y me lanzó esta amenaza: "Has pisado una yarará"!
Pero nunca me hizo nada, claro. Y yo lo aprecio mucho, por eso cada vez que llego al pueblo, voy a visitarlo, siempre.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Notitas de color ( Un choque insólito )

Sucedió un día cualquiera, pero fué un hecho singular.
Iba caminando a su trabajo Tomás "Coco "Orbe. En sentido contrario, también iba a su negocio Pedro Ponzio. Ambos iban pegaditos a la pared de la estación de la YPF, el uno por calle San Martín, hacia la calle Aramburo. El otro, por calle Aramburo hacia San Martín.
Coincidieron los dos, en el mismo momento, y en el mismo lugar. Y de este choque, entre dos personas a pié, uno podría suponer que no pasaría a mayores, pero lo cierto es que ¡ hubo lesionados! El encontronazo fue fuerte, y los anteojos de uno, lastimaron la cara del otro.
Aunque Ud. no lo crea!

............................................................................................................................................................

Aprovecho para mandar un respetuoso saludo a ambas familias, especialmente a Chita que, junto a los suyos sigue este blog desde Neuquén. Y mi recuerdo para Coco y Pedro Ponzio, que hoy ya no están físicamente entre nosotros.

lunes, 6 de diciembre de 2010

La Escuela Nº 25 (2010)


Uno vuelve siempre a los viejos sitios
donde amó la vida...

(Canción de las simples cosas, de Cesar Isella)



Por fin pude estar en la Escuela Nº 25, Bernardo A. Houssay; la escuela de mi niñez, la escuela donde fuí tan feliz! Aunque parezca raro, no me daban los tiempos para ello, y los días se me iban sin concretar esta materia pendiente. Llegué el 18 de noviembre, justo el día previo al homenaje a la Sra. de Carmen Elsa Carmen Sanchez Leguizamón de Vaskoboinik. Todo era apuros, preparativos, ilusión de que lo que se gestaba, saliera bien...
Yo acostumbro en Copetonas a no hacer cita previa, ya que como en realidad voy a estar con mi padre, nunca se si estaré disponible en tal o cual momento; así que me arriesgo y me presento de improviso, y si están muy ocupados, ahí pido que me agenden. Pero en este caso, como me pasó en el ISA, fueron muy gentiles, a pesar del momento. Fugazmente pude ver a la Directora del establecimiento, Sra. Daniela Bonini, quien pidió a la auxiliar de dirección Sra. Leticia Trujillo que me atendiera, dado que ella tenía un asunto impostergable. Pobre Leticia! Con qué afán me acercaba material, me contaba cosas, en medio de ese ajetreo general. De verdad, una y otra vez, quise retirarme y volver en otro momento, pero no me lo permitieron.
Bueno, estos son los datos que recogí :
La escuela sólo dicta clases por la mañana, a una matrícula de 104 alumnos. Los docentes, que provienen de la zona adyacente, y algunos de nuestro pueblo, son:
Miriam Tringler, Laura Corral, María Laura Pellegrini, Silvia Castillo y María Costas. Como Auxiliar de Dirección, la Sra. Leticia Trujillo, como Profesores de Educación Física, Sergio Sancineto, Pablo Echezar y Silvina Fischer. La Profesora de inglés es Yeralda Gaboto, y el Profesor de Música Walter Rey.
Entre las 18 y las 21 Hs., en la escuela se dan clases de apoyo, a cargo de la docente Sra. Rosana Montes. También clases para adultos, con la Sra. Marta Thomas. También se imparte Catequesis, y clases de música particular, a cargo de la Delegación Municipal.
Cuando yo asistía a la escuela, de niña, los baños estaban al fondo; a la izquierda el de los varones, a la derecha el de las niñas. Con los años, los baños se han acercado al cuerpo principal del edificio, y además, se ha creado el Zoom.
Seguramente, habrá habido cambios de un tipo u otro, tal vez ligeros, en estos años en que yo no andaba por allí -cómo obviar que las cosas cambian, mientras trascurre la vida?-, pero lo mencionado, según Leticia, es lo principal. No quiero dejar este post sin agradecer a las personas mencionadas, que me recibieron con tanta paciencia, generosidad y afecto.


Y lo cierro, completando los versos de Isella:

... y entonces comprende cómo están de ausentes
las cosas queridas.


viernes, 3 de diciembre de 2010

Copetonas Turismo Rural

Es muy interesante que aquellos que estén interesados en el movimiento turístico del pueblo, pueda acceder fácilmente al mismo, buscando la página de copetonasturismorural.blogspot.com
ya que siempre hay novedades al respecto.
De hecho, cuando estuve en Copetonas en noviembre, se realizó una jornada de trabajo en Tandil, en la que participaron varias personas del pueblo, mostrando sus productos artesanales, todo esto bajo la coordinación de María Elvira Ochoa.
Pero, insisto, son muchas las actividades que se desarrollan, así que ténganlo en cuenta.

Instituto Secundario Almafuerte-2010

Frente del ISA-2010

Moderno gimnasio, sobre calle Malvinas Argentinas
2010

Otra vista del gimnasio

A mitad de noviembre, pude por fin,visitar el Instituto Secundario Almafuerte (ISA), y charlar con Teresa Lo Presti de Giagnolio, Directora del establecimiento.
El ISA está situado en la calleArmada Argentina, e/ La Rioja y Aramburo.
En este lugar, antaño, egresaban sus alumnos como Peritos Mercantiles , pero hoy se reciben con el título de Bachiller en Economía y Gestión de las Organizaciones.
Además, desde 1991, se ha agregado el Ciclo Expertos Agropecuarios, contando para las prácticas con un invernadero y una granja, a muy pocas cuadras del establecimiento educativo.
Muchos viajes hubo de hacer Teresa para obtener una y otra mejora, y otra, y otra. Pero estaba y está respaldada por la Comisión Cooperadora, que trabaja de manera muy eficaz. Prueba de ello es lo que se ve: un edificio bien cuidado, con permanentes adecuaciones.
La matrícula actual es de 130 alumnos, del 1º al 6º, cifra que los deja muy satisfechos.
Para destacar también, es la Biblioteca Popular Almafuerte, contigua al edificio principal, de cuyos pormenores dí cuenta en otro post. De mañana es escolar (no excluyente), y es atendida por María Cristina Iglesias; de tarde es popular y la atención está a cargo de Moira Kohl y Mirna Manríquez.
También cuenta con un gimnasio de 800 mts. cuadrados, recién refaccionado, el cual se le presta a la Escuela Nº 25 para las clases de educación física. Entre profesores, personal administrativo e instructores agropecuarios hay unos 27 trabajadores, algunos de Tres Arroyos, otros de Reta, alguno de Oriente, y alguno de Copetonas. Hay personal con muchos años de trabajo en el ISA, y ya algunos se han jubilado.
Tal es el caso , de Edita Martínez, quien este 1º de diciembre último, pasó a formar parte de la clase pasiva.
Y pronto le tocará el turno a Teresa Lo Presti, ya que el 1º de marzo de 2011 se jubilará, después de 40 años de docencia y de ellos también 28 como Directora.
Teresa se confiesa enamorada de la gestión, más que de la docencia, y como lo ha hecho muy bien, -apreciación personal mía-, le han realizado ofrecimientos laborales mas allá del pueblo, pero ella dice que va a descansar.
Les envío un saludo grande a todos los hacedores de este establecimiento modelo en la zona, y en especial a Teresa, quien me dedicó todo el tiempo del mundo, a pesar de sus ocupaciones.




miércoles, 1 de diciembre de 2010

Flia.Andersen-Murúa (ellos también hicieron Copetonas)

Aviso de 1987
Murua frente a la herrería

En el Reta, las dos familias.

Los Murua-Andersen y familiares.
Liliana y su cumple.

Jorge, adelante, de medias estampadas.

Hermosa foto familiar,frente a la casa
de Margarita y Willy.

Casamiento de Liliana y Arturo.
Eugenio, Vanina y Emmanuel
hijos de Liliana y Arturo, hace algunos añitos.
Las familias Murua-Andersen,
en la década del ´60.


Francisco Murúa llegó a Argentina en 1922. Tenía apenas 17 años, y procedía de Gaviría, en la provincia vasca de Guipúzcoa. Viajó con familiares, que se quedaron en la ciudad de Buenos Aires, pero él, movido por otros intereses, recaló en Copetonas, que por entonces crecía a ritmo muy sostenido. Trabajó en el campo de José Aldasoro un tiempo, en la estancia "La Manuela", donde ya trabajaba su tío Joaquín Izaguirre . Diez años después, ( el 30 de abril de 1932), se casaría con Elvira Serna, nacida en Tres Arroyos en 1911, y domiciliada en nuestra localidad junto a su familia desde 1914. De ese matrimonio nació su única hija, Margarita, en 1933.
El 12 de febrero de 1953, Margarita contrae enlace con Willy Andersen, perteneciente a una numerosa familia del vecino pueblo de Oriente. Y de esta unión, en el año ´55 nacería Jorge Oscar, y en el ´57 Liliana Ethel.
Don Francisco Murúa tuvo largos años una herrería, sobre la calle principal, y en el ´61 refaccionó el local para dedicarse a tornería, bicicletería y anexos.
Ni Francisco ni Elvira viven hoy, pero tuvieron una larga vida de provecho y de bien que seguramente atemperará el dolor de las ausencias.
Mientras tanto, su yerno, Willy, cruzando la calle , trabajaba en la herrería de su propiedad. Pero Margarita no estaba quieta: también ella puso en el local de esa vivienda familiar, despensa, fiambrería y verdulería. Siempre sobre San Martín, la principal arteria de Copetonas, Margarita estuvo en esos rubros ¡42 años!
Ya retirados de sus actividades, construyeron un coqueto chalet a una cuadra del anterior domicilio, pero el infortunio sorprendió a la familia, y el 21 de diciembre de 2009 pierden al jefe y pilar de ese hogar.
Si sirve de consuelo, al menos parcial ante lo irreparable, debo decir que hay una familia hermosa detrás de esta historia, que es orgullo de Margarita.
Pero veamos esa familia: Jorge, que trabaja de camionero, se casó con Analía Kristensen y tuvieron dos hijas: Alesia, quien es Ingeniera Agrónoma, y Astrid, hoy Bioquímica.
Por su parte, Liliana, que es Secretaria Terciaria y Bibliotecaria, se casa con Arturo Monforte, y a este matrimonio la cigüeña viene tres veces: la primera trayendo a Eugenio -32 años, diseña páginas web-, la segunda para traer a Vanina - Contadora Pública-, y por último llega con Emmanuel, -28 años, Visitador Médico, futbolista y hoy empleado en una agencia de automóviles-.

Muchos sacrificios han hecho todos para estos logros, pero la base principal fué que, desde el primero al último, siempre comprendieron que la familia es la matriz ética y moral.