miércoles, 5 de agosto de 2015

Tres propiedades , tres problemas...



Aspecto parcial de la propiedad de la Familia Lo Presti-Di Nàpoli,
-no actual-.


Taller de Andersen, imagen de hace unos años.

La que fue casa de Isaac Vaskoboinik y familia.
 
 
 Estuve en Copetonas en estos días, en un paso fugaz, y poco pude ver del pueblo , pero siempre se encuentra una con algún amigo, e invariablemente, en ese ratito, - como en esta vez-, se quiere conversar de todo un poco.
El amigo que encontré me contaba de la gran preocupación que existe entre algunos copetonenses por tres propiedades que están en pleno centro y en muy mal estado.
La primera preocupación se da en el caso del taller de Andersen ( foto 2 ), cuyo inmueble de chapa corre serio peligro de venirse abajo en cualquier momento. Por eso aclaro que la foto no es actual. Ahora está mucho peor.
Y luego, queda la casa de José Lo Presti, también mucho mas dañada que lo que se ve en imagen, ya que la fotografía tiene algún tiempo; y la que fue casa de Vaskoboinik, hermosa y fuerte otrora y hoy apenas un fantasma que solo despierta pena.
Me solicitaron que hablara de esta preocupación, multiplicada por tres, porque en alguno estaba la esperanza de que alguien, - municipio, herederos, etc.- , actúe y tome la determinación necesaria y a tiempo. Me recordaban que en Octubre llega el cumpleaños del pueblo, y les gustaría que estas cuestiones ya estuvieran resueltas.
Sin dudas, el caso del taller es el mas urgente. Está situado en la misma cuadra del Club Copetonas.
En cuanto a la propiedad de Lo Presti, lo que queda de ella está sobre la calle principal, en su frente, y en su lateral, ( porque está en esquina ), mira a lo que era el hotel de Vega.
Y lo de Vaskoboinik, , también sobre asfalto, está situada en la misma manzana del Club, pero como quien dice, a espaldas de él.
Entiendo el deseo de la mayoría de los habitantes de la localidad, para hermosear sus calles. Copetonas es pequeño y prolijo, y querrán reforzar esa prolijidad, como es natural. Pero  el caso del taller es otra cosa: la construcción hoy muy deteriorada puede ser una amenaza permanente para cualquiera. Y digo esto, con absoluto respeto hacia sus dueños.
Cumplo en contar a los lectores de esta preocupación, y agradezco a los que confían en este espacio.
 
 

1 comentario:

  1. Tristeza total ver como el pueblo pierde sus antiguas casa y que nadie hace nada , Con ellas se mueren historias de familias tradicionales de Copetonas . Ojala alguie pudieradetener ese deterioro . una pena

    ResponderEliminar