martes, 15 de marzo de 2016

21 DE MARZO: DIA INTERNACIONAL DEL ÁRBOL

QUIENES ME CONOCEN , SABEN DE MI PREOCUPACIÓN POR LA ECOLOGÍA Y TODO LO QUE SIGNIFIQUE PRESERVAR EL MEDIO AMBIENTE.
HACE YA TIEMPO QUE VEMOS CÓMO SE DEGRADA EL AIRE QUE NOS MANTIENE CON VIDA. MIRAR POR EJEMPLO, EL IRRESPIRABLE CIELO DE LA CAPITAL JAPONESA, O EL DE MADRID ( SI, YA LLEGÓ LA POLUCIÓN ALLI!) , Y OTROS, NOS HABLAN DE LA NECESIDAD IMPERIOSA, ENTRE OTRAS, DE PLANTAR ÁRBOLES EN EL PLANETA.
 URGENTE.  NO MAÑANA. ¡ YA!
ME PREOCUPA MUCHO EL CAMBIO CLIMÁTICO, DONDE LA DEFORESTACIÓN TIENE MUCHO QUE VER. SE SABE QUE LOS ÁRBOLES NOS DAN OXÍGENO, SUS RAICES ABSORBEN EL EXCESO DE LLUVIAS, SU FOLLAJE REFRESCA EL AIRE, SU CUERPO FRENA O MODIFICA LA FUERZA DEL VIENTO, SU PRESENCIA ATENÚA LA CONTAMINACIÓN SONORA, Y NOS DAN ALIMENTO, LA BELLEZA DE SUS FLORES, EL REFUGIO A ESPECIES ANIMALES Y SU SOMBRA.
 NADA PIDEN A CAMBIO.
PERO EN ARGENTINA NO PARECE PREOCUPAR DEMASIADO  EL TEMA.
NO QUIERO ASUSTAR A LOS LECTORES, AUNQUE CREO QUE CUANDO EL HOMBRE REACCIONE, YA LOS ÁRBOLES NUEVOS NO PODRAN RESPIRAR, Y A PARTIR  DE ELLO  LO  MISMO LE PASARÁ A TODOS LOS SERES VIVOS.
NO QUERÍA SER TREMENDISTA. EN ESTE POST, EN REALIDAD, QUERÍA PUBLICAR UN POEMA, ESCRITO HACE MUCHOS AÑOS, Y EN EL CUAL SE VALORA LA VIDA DE ESOS COMPAÑEROS DE RUTA QUE SON LOS ´ARBOLES.
EL POEMA - SENCILLO Y SENSIBLE-, ES DEL LLAMADO "POETA DE SAN MARTÍN DE LOS ANDES", DON MIGUEL ANDRES CAMINO.* Y A LLEGADO COMPLETO A MIS MANOS, GRACIAS A SU BISNIETA, MARIANA CAMINO.

¡Siembra, hijo mio!
Siembra ese carozo,
siémbralo, hijo mío,
que de él saldrá un árbol
que buen fruto y sombra
te dará en un próximo
caluroso estío.
-¿Pa qué he de sembrarlo?
¿Pa qué, padre mío?
¡Si esta tierra es de otro !
Tiembla el pobre anciano
al ver su consejo
tan mal entendido,
y agrega apenado,
-¡Siémbralo, hijo mío!
mi razón escucha
y no tu egoísmo.
El campo se estuvo
cual siempre se viera,
sin árbol, sin frutos,
sin aves, sin nidos.
Vino el desalojo
y hacia otros fiscales
marcharon contritos
el padre y el hijo;
y en todos, ni un árbol
que les diera sombra,
ni frutos, ni abrigo.
Por fin, a la vera
de un mísero arroyo,
una mancha vieron
de hermosos manzanos;
y allí, una tapera
que de otro abandono
era triste signo.
Y la voz del padre:
-Ya ves, hijo mío.
Si tú como este otro
que enantes estaba
en este baldío,
hubieses sembrado
pa’ otros, de fijo
que tú, a su trabajo,
muy justo derecho
hubieses tenido
porque tu prudencia
dado hubiera a alguno
el fruto y la sombra
que aquí has recibido.
Si todos los hombres
sembrasen un grano
en cada baldío,
doquiera sus pasos
guiara el destino,
gozosos tendrían
el árbol, la sombra,
las flores, el fruto,
el ave y el nido.
---------------------------------------------


GRACIAS, QUERIDA MARIANA!

* Este poema y otros, se están compilando para que puedan publicarse en uno o mas libros, y asi hacer justicia a este escritor del sur.


MI REFLEXIÓN FINAL: OJALÁ  ESTOS VERSOS SIRVAN
PARA MIRAR A LOS ÁRBOLES CON MAS BENEVOLENCIA.
Y PLANTAR, PLANTAR Y PLANTAR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario