sábado, 11 de septiembre de 2010

Unión Telefónica

Edificio de la Unión Telefónica, sobre
calle La Rioja, entre San Martín y Misiones
Quiquín Musa

De toda la gente que pasó por la Unión Telefónica , creo que sólo queda en Copetonas, Alí (Quiquín) Musa; por eso fuimos a verlo, a preguntarle cosas, y, entre mate y mate, ésto conseguimos:
El servicio de teléfonos fue instalado gracias a un grupo de vecinos que construyeron un ramal que partía de la oficina de Micaela Cascallares, y enlazaba la red nacional.Para ello, llegaron a un acuerdo con la Unión Telefónica donde los vecinos pagarían postes, alambres, mano de obra, etc., y la empresa se comprometía a suministrar el servicio por 5 años completamente gratis.
Los motores de esta obra fueron los vecinos José A. Christiansen, Terman Termansen, Andrés Poulsen, Juan y Graciano Olhasso, Martín Reta, Martín Beherán, Pedro Mendiberri, Antonio Campaña, Juan Cabo, José M. Paleo y Angel Alonso Cadierno. Los aparatos llegaron de Suecia, eran de pared y marca Eriksson. El servicio, por fin!, fue inaugurado en 1918 , y empezó a funcionar sobre la calle principal, hoy denominada Avda. Gral.San Martín, donde con los años funcionó la confitería "La Perla", estuvo Erreguerena y el Banco Provincia, sucesivamente. En el ´23 se traslada a la hoy calle La Rioja, entre San Martín y Misiones, a mitad de cuadra. El primer Jefe fue el Sr. Guardiola, quien también era guarda-hilos , y que cuando tenía que hacer esta última tarea dejaba a su esposa a cargo, sin cobrar por ello peso alguno.
Pero el tiempo pasó, y vinieron otras personas, por ejemplo un guarda-hilos que sólo cumplía esa función: Primitivo Rivero. Entre Guardiola y estas personas que voy nombrando, puede quedar alguien en el camino, pero es tarea casi imposible no dejar a algún nombre atrás, dado el tiempo transcurrido y la falta de testigos de esa época. En fin, que con el tiempo fue Jefe el Sr. Miguel Prieto, y le secundaban su esposa Irma Peña de Prieto, Juan Carlos Gigena, Alí Musa(hijo), Fatme Ulus de Musa y Ortensio Amud. Luego llegarían Carlos y Severo Machado, y Martínez.
Quiquín cuenta que él estaba trabajando de camionero con su cuñado cuando su mamá le avisa que había una vacante en la Unión Telefónica; que él podría presentarse. Y Quiquín un poco se asustó : él, hacer eso? Pero pudo más el poder de convencimiento de la madre y Quiquín bajó del camión, se bañó y salió, rumbo al lugar donde trabajaría (porque lo tomaron, claro), 37 años y 8 meses!!
El servicio por aquellos días, no se parecía en nada a lo de hoy, mas bien, parece cosa de la prehistoria: una comunicación a Buenos Aires podía tardar 12 horas, estamos hablando hasta alrededor del ´80, luego cambiaría de magneto a telediscado. El magneto era ese sistema a manija, que los clientes veíamos que los operadores le daban y daban, cual si fuera cuerda. En realidad de esa manera intentaban respuesta desde Tres Arroyos, que muchas veces ante la mirada de impaciencia del interesado, no llegaba. Según cuenta Quiquín, en verano podía haber en espera mas de 12.000 llamadas, desde Tres Arroyos hacia diversos destinos. Por ende, lo más habitual era que el cliente se fuera a hacer compras, trámites, o simplemente, a su casa, y volviera al rato, para ver si habían conseguido la comunicación.
Quiquín fué operador relevante de tráfico, nombre largo para decir que él cubriría licencias o francos, en cualquier lugar de una vasta zona de influencia. Finalmente Quiquín consideró que ya no quería seguir más, que estaba un poco cansado y se retiró.
Esta oficina funcionó aproximadamente hasta el ´90.

Gracias, Quiquín, por el testimonio y por los mates, que dicho sea de paso, estaban riquísimos!
...............................................................................................................................................

Nota: En 1882, la Societé du Pantéléphone L. De Locht et Cie y la Compañia Telefónica del Río de la Plata se fusionaron; la nueva compañia resultante , con sede en Londres, adquirió en 1886 la Compañia de Teléfonos Gower-Bell operando desde ese año en Argentina con el nombre de Compañia Unión Telefónica del Río de la Plata. Bajo la sigla UT, con 6.000 abonados iniciales en 1886, prestó servicios telefónicos en nuestro país, bajo administración inglesa durante 43 años, hasta 1929 cuando pasó a manos norteamericanas, siendo en ese momento adquirida por la International Telephone and Telegraph company (ITT). La UT contaba entonces con 195.000 teléfonos instalados. El sistema de batería central se inicia en Argentina en 1905 y la primera central automática se instala en Córdoba en 1923. El edificio que albergaba en Capital a la UT es el mismo que hoy es sede del Espacio Fundación Telefónica. Antes de que UT adquiriera este inmueble, funcionaba allí una empresa de "Servicio fúnebre y carruajes de remise".
Desde el año 1953 en adelante, la telefonía en Argentina sufre permanentes cambios , y aparecen de igual manera, muchas opciones en cuanto a servicios, todos dentro de la evolución natural de las telecomunicaciones en el mundo.
Los aparatos telefónicos han variado con el tiempo, aunque aún persistan en uso , en algunas regiones, aquellos de bakelita negra. El término colgar proviene de un antiguo aparato de teléfono que tenía una horquilla a un lado para colgar el tubo cuando finalizaba la llamada.

2 comentarios:

  1. gracias MA DEL CARMEN, bellisimo lo q' expresas de COPETONAS al recorrer tu blog leyendo y viendo la imagenes me traslado en los recuerdos de mi infancia , te envio una abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola, Elsa, gracias por estar allí.No se de donde me escribís, pero te invito a participar del blog si tenés fotos del pueblo, o de tu flia.-Yo anduve buscando fotos de la famosa chata de Bonini, pero aunque no lo creas, algunas se quemaron- Te mando un abrazo, María del Carmen

    ResponderEliminar